jueves, 6 de octubre de 2011

LA ETICA DEL CUIDADO

Cuidar es una actividad humana que se define como una relación y un proceso cuyo objetivo va más allá de la enfermedad. En enfermería, el cuidado se considera como la esencia de la disciplina que implica no solamente al receptor, sino también a la enfermera como transmisora de él. Según Watson[1], el cuidado se manifiesta en la práctica interpersonal, que tiene como finalidad promover la salud y el crecimiento de las personas


[1] LICENCIADA EN ENFERMERIA, MAGISTER EN ENFERMERIA PSIQUIATRICA Y SALUD MENTAL, DOCTORA EN PSICOLOGIA DE LA EDUCACION

El oficio de los enfermeros como cuidadores de la salud se ha desplazado por la urgencia de asistir la enfermedad y asumir las funciones preventivista y promotora de salud, convirtiéndose en una actividad reparadora que obedece más a las demandas de las tareas de curar de la medicina que a las necesidades de mantener y fortalecer la salud.
Cuidado humanizado es enfocarse no sólo en la enfermedad sino en la persona que está a mi cuidado y permitir que mis sentimientos hacia los demás se vean reflejados en la atención a mis pacientes. Es lo mejor que podemos dar, un cuidado ideal, excelente, que sólo el enfermero puede hacer.
La ética del cuidado es la parte en la que se destaca la sensibilidad ante la situación del paciente que sufre, ante el dolor, ante lo desconocido. Es muy importante aclarar que el ambiente hospitalario es muy común para los profesionales de salud pero no para el paciente, por ende se deben aclarar sus dudas, que él se sienta acompañado, que no se sienta aislado, tener en cuenta sus discapacidades, entre otros elementos importantes.
En enfermería y en el cuidar lo que nos importa ante todo no son los principios éticos y las leyes que nos dicen si una acción es buena o mala. El cuidar, en tanto que ideal moral, entraña un compromiso con la protección y la mejora de la dignidad humana y con la salvaguarda de la humanidad. Una ética del cuidar y del curar morales necesita una ética de la enfermería que favorezca el pensamiento subjetivo, no los principios objetivos” (Watson, 1985).
Simone Roach[1] por su parte determinó que el cuidar presentaba cinco características propias que todas comenzaban por la letra “C”: compasión, competencia, confianza, conciencia y compromiso.
Debemos aprender, por que cuidar se aprende, veamos a nuestros  pacientes como algo más que lo se nos enseña en la actualidad, como clientes, no,  son personas, seres que nos necesitan , que sufren, que sienten dolor, está en nosotros transformar la enfermería y volcarla hacia su esencia inicial, cuidado, de nuestros pacientes hacia la resolución de su enfermedad.


[1] ENFERMERA Y FILOSOFA CANADIENSE, FUE UNA DE LAS PIONERAS DEL ANALISIS CUIDADO ENFERMERO.

JENNY GUTIERREZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario